Joaquín Guenim: “Me tocó cumplir un sueño”


Race Report Ironman St. George 2022

Cuando empezamos a hacer triatlón, muchos empezamos a soñar en grande viendo a amigos y compañeros competir en distintas carreras, locales, internacionales y mundiales de distintas distancias.

Imagen_race_Report_Joaquin_Guenim_Mundial_Ironman_St_george.jpg

El sábado 7 de mayo, me tocó cumplir un sueño que no pensaba cumplir tan pronto: correr el Mundial de Ironman. La historia de por qué se corrió de Kona a St. George ya la sabemos, pero la oportunidad se dió y me tocó correr el mundial en Utah.

Viviendo en Nueva York, me tocó entrenar con frío y nieve, correr con temperaturas sub cero y casi toda la bicicleta hacerla indoor, lo que fue distinto a la carrera con todo el calor de St. George.

St. George no es el lugar mejor conectado, así que nos tomó harto tiempo llegar desde NY, pasando por Las Vegas y tomándonos el bus, ya que el aeropuerto de St. George tiene mala conexión y mi entrenador, que vive cerca, así me recomendó. Llegado a la ciudad fui a revisar los últimos detalles de mi bici en la expo de la carrera y salimos a reconocer el circuito de bici con Carla (Schoo-Lastra), donde pese a ser bien tarde nos dimos cuenta del calor que pasaríamos.

Llegó el día, y empezamos temprano. A las 4:05 AM me tocaba tomar el bus de acercamiento para la reserva donde se nadó, y luego de arreglar mi bici me tocó ver el amanecer y esperar más de una hora mi turno de largar.

Tocó la natación, donde me sentía mucho más tranquilo que antes gracias a la experiencia y el entrenamiento. A los 300 metros ya veía pasar gente retirándose en motos de agua, y lo peor es que el olor a bencina de esas motos se pondría cada vez peor. Este olor me afectó y terminé con arcadas mientras nadaba, deshaciéndome del primer gel de la carrera. Logré salir del agua dentro del tiempo esperado, que aparte de eso estaba calmada y amigable y sabía que ahora se pondría interesante.

La bici empezó super bien, con un poco de subidas y bajadas, los watts me acompañaban y me sentía muy bien, iba sobre el plan A. Pero como al km 95 empezó el calor y no se calmaba, sino seguía subiendo. Ahí preocupado de mantener la alimentación a raya, los watts bajaron y perdí lo ganado en la primera mitad. Al final, el famoso Snow Canyon, que se veía super amigable en auto, al estar en el km 160 fue una locura. Lo bueno que llegado arriba ya tocaba solamente bajar y el trote.

El maratón eran dos vueltas salir y volver a entrar a la ciudad, subir y bajar un cerro cuatro veces. Entre el calor y lo dura de la bici, luego de los primeros 10k intentando mantener mi plan de carrera me di cuenta que quedaba entrar en modo supervivencia. Había que terminar esto, y terminarlo lo más fuerte que pueda sin fundirme completamente. Los 21k era impensado el tener que volver a salir, pero el empujón de mi familia que estaba justo donde uno daba la vuelta me ayudó por un rato. Una vuelta más, ahora ya en las subidas y en casi todas partes veías una proporción muy grande de personas caminando, acalambrados o descansando. Una masacre. Ya dada la segunda vuelta, entrar a la ciudad me dio un segundo/tercer/mil aire que me empujó hasta el final.

Ahora solo queda dar las gracias, gracias por la oportunidad de haber corrido, gracias por todo el apoyo a mi Ironfamily, Cristina y Ali, a los que me siguieron de lejos y cerca, a mi entrenador Dan, al equipo de triatlón de Columbia, y a mis amigos de TYM y todo el mundo que me dió uno u otro empujón durante la carrera.

Y como ya es sabido, después del "nunca más" y el "You are an Ironman", viene el "a que me inscribo ahora??". Se aceptan recomendaciones.

Gracias por darse el tiempo de leer.

Un abrazo,

Joaquín Guenim

Fecha de la carrera: Sábado 7 de mayo de 2022

Volver

VidaCamaraNoticias.png

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 1 user and 6 guests online.

Online users