Innovación


“Cambia todo cambia” es una canción del folklore latinoamericano compuesta por el chileno Julio Numhauser y popularizada por Mercedes Sosa, cuya letra encaja perfectamente en la reflexión que quiero hacer en las próximas líneas.

El triatlón de hoy no es el mismo de hace 40 años cuando se corrió por primera vez el Ironman Hawaii y menos al de 44 años en Mission Bay. Quienes llevamos muchos años en esto hemos sido testigos de innumerables innovaciones y cambios en todos los ámbitos del deporte.

De partida, en los formatos de carrera. Hoy existe una preferencia bien marcada a estandarizar las carreras en los formatos sprint, olímpico, 70.3 y Ironman. Antes, los formatos de carrera se adaptaban al circuito, al gusto de organizador, a las presiones de los corredores, etc. Hoy, hay pocas carreras “distintas”. Es cierto que la ITU ha introducido una serie de innovaciones como las postas super sprint, y algunas carreras con semifinales y finales. También está el circuito Super League que es bien distinto y novedoso. Están los Ironman Extremos como el Patagonman. Están los XTerra. Pero en general, ha habido una tendencia hacia la estandarización. Quizás deberíamos chasconearnos un poco más.

En otro aspecto, me parece que la organización y producción de eventos se ha profesionalizado enormemente. Antes, muchos triatlones eran verdaderas pichangas, sin parque cerrado, sin jueces, sin arco de meta, con tiempos manuales, cero seguridad, circuitos abiertos al tránsito vehicular, etc. Los disfrutábamos igual, no me estoy quejando, sólo hago el punto que eso ha cambiado. En esto hemos innovado para mejor, y sin duda, creo que hay espacio para mejorar aún más.

Respecto del perfil del triatleta hay varios cambios. Por ejemplo, en la participación femenina esto es muy evidente. Antes, con suerte, 1 de cada 10 participantes era mujer. Hoy por hoy, lo habitual es entre un 20% y un 30%. Otro aspecto es la presencia de triatletas esporádicos. Antes, éramos los mismos que año tras año nos repetíamos el plato y nos veíamos en todos lados. Terminamos siendo amigos. Hoy hay mucho triatleta que corre una vez, se da el gustito y desaparece. Es como que pagaran mandas o hicieran apuestas. Se ven muchas caras nuevas en cada carrera.

En el ámbito de la tecnología la innovación ha pegado fuerte y en varios ámbitos: el carbono, la aerodinámica, los GPS, los power meter, los sistemas de control de tiempos, en la ropa, zapatillas, por mencionar sólo algunos ejemplos. Lo que sigue igual es que se necesitan piernas, brazos y muchas horas de entrenamiento para sacarle partido a todo eso. Hoy las inscripciones y los resultados están online. Hace 20 años te los conseguías por Fax como el jueves después de la carrera y muchas veces escrito a mano.

La alimentación ha cambiado. Los planes de entrenamiento, que antes eran principalmente respetados por los profesionales, hoy son seguidos por el más novato de los triatletas. Antes corríamos lo que viniera. Hoy se planifica. Antes te inscribías el día antes o incluso la mañana de la carrera si eras amigo del organizador. Y no es chiste.

En fin, la lista de cuánto y cómo hemos cambiado es interminable. Más adelante, la canción continua con un “lo que cambió ayer tendrá que cambiar mañana”. En efecto, las innovaciones seguirán y nuestro deporte seguirá evolucionando. Es nuestra responsabilidad seguir explorando nuevas formas, nuevos formatos, nuevos circuitos y nuevas reglas. Creo que hay mucho espacio de desarrollo y crecimiento en este deporte. Saber como se viene el futuro es materia de un Seminario o Congreso (ahhhh, no es mala idea) pero en el intertanto, para mí, hay al menos 8 áreas donde creo que esto será más palpable:

  1. Preparémonos para recibir a la generación Z. Sin duda la llegada de nuevas generaciones, menos contaminadas, contribuirán a innovaciones que nos beneficien a todos. Una mirada fresca siempre será bienvenida. Jóvenes con preguntas incisivas, que no se conformen con un “las cosas siempre se han hecho así”. Necesitamos un nuevo impulso y si bien la responsabilidad es de todos, la posta la tienen las nuevas generaciones.
  2. Tendremos más y mejores triatletas. Ya lo estamos viendo. De hecho, en los últimos meses se han mejorado las marcas en Hawaii, en la distancia 70.3 y ya vemos que los hombres bajan con facilidad de 1:50:00 y las mujeres de 2:00:00 en los olímpicos. Los mejores triatletas están por venir. Algunos ya compiten en Kids y otros ni siquiera aún lo saben. También, en los próximos años y décadas veremos el desarrollo del Paratriatlon en Chile, fenómeno que ya es una realidad en otros países.
  3. La ética y responsabilidad de los actores toma más fuerza en los negocios, la política y también en el deporte. Las redes sociales nos han hecho más conscientes y preocupados del escrutinio público, lo que en el ámbito deportivo se traducirá en tener, por ejemplo, menos tramposos. Me refiero a menos doping, menos drafting y menos frescos que acortan en carreras. En el caso del drafting en particular, estoy seguro que en poco tiempo veremos un control de drafting con un chip montado en cada bicicleta y con segundos de descuento por periodos de drafting más allá de los permitidos. Digo yo.
  4. Con una base de corredores mayor tendremos más empresas interesadas en auspiciar eventos, clubes y triatletas. Habrá, sin duda, más triatletas profesionales. Habrá más competencia. Más carreras. Nuevos clubes. En definitiva, un circulo virtuoso para el desarrollo de nuestro deporte.
  5. En el ámbito tecnológico creo que vamos a ver más de lo mismo algo mejorado, eficiente y sin duda más barato y accesible a todos. Todo lo que hoy está solo disponible para una elite, estará para todos. Veo más frenos de discos, más cambios electrónicos, más perfiles, mejores rodillos, etc.
  6. Las nuevas generaciones de entrenadores serán más preparadas. Muchos de ellos, ex triatletas, junto con su formación profesional, conocen el deporte desde adentro. Hoy el triatlón es una especialidad y requiere un conocimiento profundo de las 3 disciplinas como un solo cuerpo.
  7. Los organizadores de carreras tienen la obligación de abrir su mente a nuevos formatos, circuitos y agregar servicios que hagan los eventos inolvidables. Las necesidades y exigencias de los consumidores tienden al infinito y los que perduren en esto de organizar eventos serán aquellos que traten con respeto a los deportistas, sientan pasión por lo que hacen y se comprometan a fondo.
  8. El rol activo de la Federación será más clave que nunca para acompañar este desarrollo, promoviendo y apoyando a todos los entes involucrados en la actividad desde organizadores, clubes, atletas, medios, autoridades, auspiciadores, etc. Aunque pasos se han dado, creo que veremos una Fechitri bastante más cerca del mundo Age Group, que finalmente componen el 90% o más de los triatletas en Chile.

Sin duda el triatlón seguirá creciendo y debemos prepararnos para ello. Todos. Nosotros como medio, tenemos las puertas abiertas a quienes quieran aportar con ideas, proyectos, información y desde esta tribuna colaboraremos siempre en todo aquello que aporte.

El final de la canción es lo mejor, especialmente en la voz y carisma de Mercedes Sosa: “Pero no cambia mi amor por más lejos que me encuentre”. El amor por el Triatlón es para toda la vida.

por Ricardo Cumplido (Jueves 27 de diciembre de 2018)

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 1 user and 35 guests online.

Online users

  • rcumplido