Entrenamiento y embarazo: ¿Son compatibles?


En la actualidad ya sabemos que la actividad física durante el embarazo tiene beneficios tanto para la madre como para el feto en gestación. Sin embargo, no fue hasta mediados del siglo XIX que se comenzó a hablar de ello y nos encontramos aún hoy con una sociedad que cree que la mujer embarazada debe quedarse en casa como si estuviera enferma, o con la misma embarazada que, ante la duda por no saber si es bueno o malo, opta por disminuir sus niveles de actividad llegando incluso al sedentarismo. Sin embargo, la evidencia actual sugiere que en embarazos saludables, es peor no hacer nada que involucrarse en un programa de actividad física o entrenamiento especializado.

Imagen_Mujeres_Entrenamiento_y_Embarazo_Pamela_01.jpg

Pamela Tastets

¿De qué beneficios estamos hablando?

Imagen_Noticia_Articulo_Mujeres_Embarazo_Deporte_01.png

Según la evidencia científica hasta la actualidad y como muestra esta ilustración del British Journal of Sports Medicine (Is it safe to exercise during pregnancy? BJSM Blog, julio 2019), el ejercicio físico durante el embarazo previene un aumento excesivo del peso materno, reduce el riesgo de diabetes gestacional y macrosomía fetal, de hipertensión gestacional y preeclampsia, y de parto prematuro. Además favorece al trabajo de parto, reduciendo la incidencia de parto instrumentado y necesidad de cesárea. Y sin más, no olvidemos la implicancia que tiene la actividad física en el estado psicológico y sensación de bienestar de la mujer, especialmente si nos encontramos frente a una embarazada que eligió el deporte como hábito de vida.

¿Qué actividad física es adecuada durante el embarazo?

Las guías internacionales sobre actividad física y embarazo recomiendan a las mujeres embarazadas realizar 150 minutos de actividad física moderada en forma regular, distribuida en 3 ó más días de la semana, sino es que todos los días. Deben incorporarse tanto ejercicios aeróbicos como de fuerza, estos últimos en 2 ó 3 sesiones semanales y se sugiere incluir actividades de relajación y elongación como yoga. Especial atención merece el suelo pélvico para la prevención de incontinencia urinaria y prolapsos en vista al postparto y prolongación de la vida deportiva de la mujer.

Imagen_Mujeres_Entrenamiento_y_Embarazo_Alise_Selsmark_01.jpg

Alise Selsmark

¿Todas las embarazadas pueden entrenar de igual manera?

No. Un concepto clave es entender que la mujer embarazada puede seguir entrenando, pero no de igual forma que antes ni de igual forma que otras mujeres. El plan de entrenamiento debe ser individualizado, ya sea si era previamente sedentaria o si era deportista de alto rendimiento. Entre los factores que se deben tener en cuenta son, además de sus antecedentes obstétricos, su historia deportiva y el estado de su suelo pélvico. El objetivo es obtener los mayores beneficios de la actividad física en sí misma y la prevención de lesiones.

Por último, recordar que la actividad física en el embarazo es saludable y segura si se realiza en forma adecuada y responsable llevando los controles obstétricos al día. Existen excepciones como en el caso de los embarazos de alto riesgo, en los que es necesario consultar al especialista antes de practicar cualquier tipo de ejercicio.

Imagen_Mujeres_Entrenamiento_y_Embarazo_Addy.jpg

Dra. Addy Bamberg

Médica especializada en Deportología del Embarazo y Postparto

Médica Ironman Argentina

Deportista aficionada y actualmente embarazada

Viernes 21 de agosto de 2020

Volver

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 1 user and 11 guests online.

Online users