Sólo vengo a participar


¿Cuántas veces hemos escuchado frases como “yo corro a mi ritmo” o “voy a hacer mi propia carrera” o “sólo vengo a participar”? Yo las he escuchado infinidad de veces. Son frases comunes en el léxico de los triatletas. Subyace detrás de estas frases el concepto de que es posible abstenerse del entorno, de los rivales, de las sensaciones propias durante la competencia y de ese bichito competitivo que todos tenemos internamente.

Salvo excepciones me parece que las carreras no son para tomarlas de esa manera. Tampoco para disfrutarlas. Más de alguno podrá tener la legítima intención, pero mi experiencia dice que el entorno, los rivales, el ambiente y otros muchos factores harán que cambien tus planes y termines dando todo lo que tienes.


En la foto Lucas Martin de Triatlón UC y Víctor Garrido de Sin Fronteras en una definición de fotofinish en un duatlón federado el 5 de septiembre de 2010

Es evidente que en competencia ponemos un cambio extra. Es casi imposible repetir el esfuerzo que hacemos en competencia durante un entrenamiento, por muy guiado, controlado y competitivo que sea. En competencia, nuestra capacidad de asumir dolor aumenta y lo mismo nuestra capacidad de seguirle el ritmo a un rival o a alguien de referencia.

No lo digo yo. Muchos estudios académicos han demostrado reiteradamente que el rendimiento en grupo es muy superior al rendimiento individual. La percepción de esfuerzo no es la misma. Lo vemos en la piscina, en la bicicleta y, por supuesto, también en el trote.

Por eso creo que es una ingenuidad pensar en completar una carrera sin considerar el entorno. Puede ser que detrás del comportamiento conservador al momento de competir sea por temor o miedo. A lo desconocido. Al fracaso. A experimentar dolor más allá de lo razonable. Es válido, pero debemos intentar superarlo.

Mi sugerencia para todos es que aprendan a darle rienda a su instinto competitivo. Déjense llevar y exploren nuevos y quizás desconocidos niveles de esfuerzo y dolor. Para muchos es un viaje fantástico a lo desconocido. Si no lo haces, nunca sabrás cuál es tu verdadero nivel.

Aprendamos a nadar con un grupo que es un poco mejor que nosotros. Nunca más malo. Tratemos de colgarnos a una buena rueda y en el trote agarrémonos de la camiseta del primero que nos pase. Aguantemos 1K cada vez.

Respetando las distintas miradas me parece que las carreras no son para disfrutarlas.

por Ricardo Cumplido (Jueves 20 de abril de 2017)

Volver

Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 9 guests online.