¿Una nueva generación?


Noticia 1: Iván Raña gana con un tiempo de 8:15:07 el Ironman de Cozumel en su primera incursión en la distancia (26 de noviembre de 2012).

Noticia 2: Alistair Brownlee declara que después de Brasil 2016 probará suerte en la distancia Ironman (28 de febrero de 2013).

Noticia 3: Bevan Docherty gana con récord del circuito (8:15:35) el Ironman de Nueva Zelanda en su debut en la distancia (3 de marzo de 2013).


Raña, Brownlee y Docherty

Tres noticias recientes que conectan a triatletas de distancia olímpica con la larga distancia. Agreguemos algo más de información. Ivan Raña es un triatleta español de 33 años, de larguísima trayectoria y especialista en la distancia corta. Estuvo en 3 Juegos Olímpicos con 2 quintos lugares lo que demuestra el tremendo atleta que es. Del británico Bronwlee sólo diremos que es actual Campeón Olímpico e indiscutiblemente el mejor triatleta de corta distancia en los últimos 2 ó 3 años. Imbatible. Bevan Docherty es un triatleta neozelandés de 35 años, doble medallista olímpico (plata en Atenas y bronce en Beijing). Es un gigante de casi 1.90, múltiple ganador de copas del mundo, con literalmente decenas de podios. Famoso por su capacidad de remate, ejemplificado en este video que recorrió el mundo en su época.

No sabemos las motivaciones de Alistair Brownlee. Raña en cambio, informó que decidió dar un giro en su vida después de quedarse fuera del equipo olímpico español en Londres 2012. El kiwi es probable que quiera mantenerse vigente y busca la menor intensidad de la larga distancia.

El éxito de Docherty y Raña no es casualidad. La historia del triatlón está plagada de casos de triatletas exitosos en la corta que también lo fueron en la larga. Y no me refiero a la historia antigua donde todos corrían de todo. Allen, Welch, Scott, Tinley, Molina y todos ellos corrían exitosamente desde sprints hasta Ironman. Cristian Bustos corría con el mismo entusiasmo y convicción en Sausalito, Carén, La Herradura, Roth y Hawaii. Eran otros tiempos.

Pero también en la historia más moderna tenemos algunos ejemplos. McCormack pasó de Copas del Mundo a ser campeón en Hawaii. Lo mismo Craig Alexander, ganador en Hawaii en 2008, 2009 y 2011, aunque en este caso nunca fue tan bueno en la distancia olímpica. Andreas Raelert tuvo una larga carrera ITU antes de pasarse a la larga distancia. Su palmares incluye 4 podios en Hawaii en los últimos 4 años. La lista y ejemplos son muchos. No es el ánimo hacer una lista exhaustiva, pero no me aguanto en mencionar a Daniel Fontana, Terenzo Bozzone, Andy Potts, Michelie Jones, Johana Zieger. Todos exitosísimos en los 51,5 Km.

El punto que quiero hacer es que creo firmemente que cualquier triatleta puede incursionar en la larga distancia. Es probable que no todos se desempeñen igual, ya que hay cuestiones fisiológicas y psicológicas que los diferencian. Pero de que pueden, pueden. Y de que lo harían bien, lo harían bien.

Incluso los casos de Bárbara Riveros en el medio de Piedra Roja el año pasado y de Felipe Van de Wyngard en los 70.3 de Pucón y Panamá City sirven para reforzar mi teoría: los triatletas olímpicos están preparados para la media y larga distancia. Sólo es cuestión que se atrevan y lo intenten.

Incluso voy a ir más allá. Desde hace mucho los especialistas han anticipado que en un futuro próximo tendremos triatletas hombres capaces de bajar sistemáticamente las 8 horas en la distancia Ironman. Aclaro: sistemáticamente. Atletas capaces de nadar bajo 50, pedalear en 4:15 y hacer la maratón en poco más de 2:30. Monstruos para los estándares actuales.

Y es aquí donde aparece Alistair Brownlee. ¿No será él el destinado a cambiar de escalón? ¿O quizás algún otro de su generación? ¿Quizas su hermano Jonathan, o Gómez, o los alemanes Justus o Petzold, o los franceses Hauss, Vidal o Luis, o los rusos Poliansky o Bryukhankov? En fin, son cientos los triatletas que nos pueden sorprender en un futuro próximo. Sólo creo que es cuestión que se decidan y aparecerá el Messi del triatlón a cambiar los estándares. Creo que es necesario. Nos hace falta un nuevo referente. No puede ser que los tiempos sean los mismos desde hace más de 20 años.

Al menos entre las mujeres apareció Chrissie Wellington para remecer la industria. Dejó la vara muy alta, pero duró poco. Ahora es el turno de los hombres.

Por Ricardo Cumplido (Viernes 19 de abril de 2013)

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 17 guests online.