El Viaje del Héroe 2


No deja de ser curioso que siendo el triatlón un deporte demandante, sacrificado y caro, tenga crecientemente cada vez más adeptos en todas partes del mundo. Esto, que sin duda es beneficioso, tiene varias lecturas sobre las que vale la pena reflexionar y que exceden a lo meramente deportivo.

En la inagotable capacidad que el ser humano tiene de ponerse a prueba, intentando superar sus límites físicos y mentales, el triatlón asoma como epítome deportivo para saciar este apetito. Esto, que en sí mismo podría bastar para explicar la popularidad de la que goza el triatlón, me parece que es sólo parte de la respuesta.

La dureza de nuestro deporte permite que, entrenando o compitiendo, podamos llevarnos al extremo y así encontrarnos cara a cara con ese momento donde la voluntad parece quebrarse, el cuerpo nos invita a detenernos y donde tenemos la gran posibilidad de confrontarnos con nosotros mismos sin dobleces, en una zona donde todo lo accesorio parece esfumarse. Esto, mis amigos(as), no es poca cosa si pensamos en lo difícil que se torna en la vida cotidiana encontrar momentos donde uno pueda estar a solas con uno mismo y sacar algo en limpio de aquello.

Es bien sabido que muchos de los grandes triatletas del pasado y de la actualidad privilegian y ponderan, de forma especial, las salidas largas en solitario y esto no es por mera casualidad. Es en las horas de entrenamiento sin distracciones, donde podemos encontrar una gran fuente de progreso. Es en esos momentos cuando tenemos acceso a información privilegiada y nos damos cuenta que es adentro y no afuera donde están las respuestas para hacernos mejores triatletas y enfrentar así, de mejor forma, las exigencias a las que la competencia nos somete.

Como dijo algún sabio, “lo esencial es invisible al ojo” y los beneficios técnicos y fisiológicos que obtenemos al llevar al cuerpo de un punto a otro, lo mas rápido posible cuando se trata de competir, son sólo parte de lo que podemos obtener a cambio cuando llega la hora de entrenar o ponernos a prueba. El entrenamiento triatlético y la mejora en la pérfomance, que duda cabe, resultan a partir de la mixtura de múltiples factores, donde los volúmenes e intensidades, como expresión última y un tanto fría de un plan de entrenamiento, necesitan de otras fuentes que vayan complementando el aprendizaje.

Es en la práctica y en lo que de ella podamos exprimir donde se encuentra el principal alimento para nuestro desarrollo como triatletas, siendo el autoconocimiento físico y psíquico la base para progresar integralmente como deportistas.

De esta forma, y volviendo a nuestra reflexión inicial, me parece que la autosuperación o alcanzar alguna meta deportiva específica pueden explicar el auge del triatlón sólo en un primer momento. Es en la medida que vamos haciéndonos más expertos, cuando podemos darnos cuenta que estas motivaciones actúan más como una puerta de entrada para llegar a algo más profundo, donde, superada la trampa del ego, tenemos la gran oportunidad de adentrarnos en nosotros mismos y así acercarnos a nuestros límites como deportistas y seres humanos…

Eduardo Araya Serrano
Entrenador Triatlón
Team Bustos Tbank

Ex-Triatleta
Contacto:
9144 2247
eduaraya68@hotmail.com

 

Volver

Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 9 guests online.