Consejos para entrenar durante el verano


Para esta semana, la temperatura pronosticada en la zona centro del país alcanza una máxima de 36°C y mínimas que bordean los 20°C. Un calor que se hace sentir, y eso que recién comenzamos el año y queda verano para rato. Por esa razón, te invitamos a revisar un par de consejos que pueden ayudar a continuar con tu entrenamiento -sea del tipo que sea- considerando las condiciones climáticas, para que el sol no sea un impedimento a la hora de mejorar tus marcas.

Primero pongamos atención a los posibles síntomas debidos al calor: dolor de cabeza, mareos, pérdida de equilibrio, una notable pérdida de eficiencia, mucha sed, calambres, entre otras características. Estos síntomas, que pueden aparecer mientras se está realizando el ejercicio o minutos después de terminar el entrenamiento, son signos que evidencian que nuestro cuerpo no puede regularse como es debido, y son razones suficientes para detener el ejercicio en aquel momento.

Para evitar estas dificultades, lo primero es una buena hidratación e incrementar el consumo de agua pre, durante y post entrenamiento. La pérdida de líquido en el cuerpo se acelera con las altas temperaturas, por eso debemos preocuparnos de hidratarnos constantemente considerando que también en el sudor se podrían perder sales minerales importantes para el cuerpo. Para evitar cualquier problema: tomar agua y/o bebidas isotónicas y no esperar a tener sed para beber, sino que hacerlo regularmente cada 15 ó 20 minutos aproximadamente.

Otra recomendación para esta época de verano es buscar horas menos calurosas para entrenar. Debajo de los 27°C son buenas condiciones. Sobre esa temperatura puede resultar complejo; sobre todo si se pasan los 33°C, donde no sólo entrenar pasa a ser difícil, sino también peligroso. Horas cercanas al amanecer y previas al anochecer son más adecuadas en días como estos.

La ropa también es un factor de cuidado en esta época. Un gorro o jockey que proteja la cabeza siempre es aconsejable. Usar polera y short que tenga una buena ventilación es clave para bajar la temperatura del cuerpo. Estás equivocado si crees que al sudar más tu entrenamiento será más efectivo. Elige colores claros y ropa ligera que permita la circulación del aire.

Si bien uno espera dar el máximo en cada entrenamiento, es necesario ser cuidadoso en estas fechas y controlar la intensidad. Por más que se esté lejos de la cantidad de kilómetros que esperamos cumplir en el día, es mejor detenerse o bajar el ritmo en vez de sufrir una descompensación producto del calor. Ajustar las cargas de entrenamiento es fundamental durante el verano.

Protector solar: Una recomendación obvia, pero indispensable, porque un día sin bloqueador puede ser suficiente para sufrir las consecuencias del sol.

No sólo la temperatura puede ser una condición compleja para el entrenamiento, también lo es la humedad; por lo tanto, prestar atención al índice térmico puede ser igual de importante que los grados centígrados. El aire húmedo reduce la capacidad de refrigeración del cuerpo, que es directamente proporcional a la sensación de los síntomas que aparecen al inicio.

Lo más importante es reconocer tu mismo que puede y no puede hacer tu cuerpo. Quizás más o quizás menos grados son los que perjudiquen tu desempeño al entrenar, por eso debes estar atento a cómo reaccionas ante estas condiciones veraniegas y no sobre exigirte en estos días.

Esperamos que estos consejos ayuden a continuar tu entrenamiento de la mejor manera posible y evitar los problemas que las altas temperaturas traen durante el verano.

Miércoles 02 de enero de 2018

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 10 guests online.