Francisco Catalán: “Mi objetivo es ser campeón del mundo en mi categoría”


Estuvimos conversando con Francisco Catalán (19 años), uno de los triatletas jóvenes que rápidamente se animó con la media distancia, demostrando que tiene pasta para el medio Ironman, donde casi debuta con un triunfo en la general en Papudo el 2016.

Después corrió Manta donde no tuvo un gran día, pero en enero ganó su categoría en Pucón y luego hizo lo mismo en el 70.3 de Lima.

Ahora se viene el Mundial Ironman 70.3 de Chattanooga, donde nos contó que buscará un podio en su categoría 18-24 años.

Francisco está dedicado 100% al triatlón desde el 2016 y espera que los resultados le permitan dedicarse a este deporte como profesional. Es “hijo único y regalón”, como dice él, con una madre (Astrid) que se dedica a vender terrenos y propiedades, su padre es peruano e importa y exporta alimentos.

De sus comienzos en el triatlón nos cuenta que fue por el 2012, cuando estaba en el Colegio Trebulco, donde estudiaba Agustín Feres. Luego conoció a Miguel Bravo y así empezó a entrenar en el TYM, con Rubén Arias, aunque nunca de manera dedicada, simplemente los veranos, como recreación.

¿Cuándo decidiste que te ibas a dedicar a triatlón en serio?

Cuando me echaron de los cadetes de la Universidad Católica, jugando fútbol. Yo durante toda mi vida quise ser futbolista, pero no me resultó y duré, en la Católica, sólo tres semanas. Me echaron por malo, por mal jugador. Tenía 17 años. El carácter era lo que más me mantuvo, pero era malo no más.

Empecé entrenando en el TYM, corriendo mi último Kids Challenge y luego hablé con Rubén (Arias) y llegamos al acuerdo que la mejor decisión era venirme a la Católica y rodearme de gente de mi edad, para así subir mi nivel.

Llegaste a la Católica y uno piensa que entrarías en la distancia olímpica

Siempre pensé en entrar en medio. Ocurre que me hice una evaluación que todo triatleta debe hacerse, y me di cuenta que no tenía el nivel para correr distancia olímpica. Entonces decidí por la distancia larga y pelear constantemente con mi cabeza.

¿Y qué te dijo la Anita luego de que tomaras la decisión?

Me apoyó, pero que me lo tomara con calma. Había proceso que tenía que cumplir y el más grande era que yo debía conocerme bien. En abril del año pasado corrí mi primer medio, en Papudo. Fui súper bien entrenado, estuve mano a mano con Tomy Rivera, hasta que me metió un cambio de ritmo. De cierta manera le mostré un cierto respeto porque él terminó manejando la carrera. Ahí sentí que me pesó la falta de experiencia.

¿Eres age group o elite?

Age Group, pero busco de todas maneras ser Elite. Pero voy paso a paso, quiero estar preparado para poder competir con los mejores. Me gustaría ir a Hawaii en mi tope de categoría. Para tener la experiencia de lo que es la isla, pero también creo que no es llegar y prepararse para un Ironman. Creo que es un proceso a cumplir. Pero en el corto plazo es salir campeón del mundo en mi categoría. Después pegar el salto o ver si se puede dar antes o después.

¿Te quita el sueño Hawaii?

De todas maneras. Hago rodillo viendo videos de la carrera. Cuando me levanto a entrenar y es de esos días cuando tengo poca motivación, pongo Hawaii. Ver como lo hacen, el mismo Cristián Bustos, Pablo Safrana en su momento.

Se viene Chattanooga en pocos días. ¿Qué esperas para tu primer mundial, donde además, van 50 chilenos?

Espero ser capaz de sacar lo mejor de mí y pelear con los mejores. Voy a ir con todas y mi meta es estar entre los tres primeros. Llegar con cuatro 70.3 en el cuerpo ya es diferente para enfrentar ese desafío.

Me acompañan mi papá y mi mamá, pero van separados (risas). La primera semana me quedo con mi mamá. Ella es quien me conoce y me maneja súper bien para las competencias. Me mantiene tranquilo siempre, así que la semana previa es de ella.

Voy a estar en el hotel con el Nico Salinas y su familia. Nos vamos a estar moviendo juntos, además que ya tiene un mundial y sabe qué cosas hacer y no. Hay hartos chilenos que van a competir en mi categoría y van a andar muy bien.

En Pucón vimos que mejoraste mucho el agua.

Pucón fue mi mejor natación, salí entre los primeros age group.

¿Y cómo se supera ese déficit que tenías en el agua?

Entrenando mucho y querer superarme. Cambiaron mucho los volúmenes de entrenamiento, pase de nadar 2.500 metros en el Tym a a cuatro y cinco mil en Católica.


El primer lugar en Pucón 2017

¿Con esa mejora no te da por correr en la distancia olímpica?

Sí, pero todavía no. Aún me falta más nivel para poder engancharme con los que pelean la carrera.

¿Te animarías a apostar un año de tu carrera al ITU?

No. No tengo nada que hacer allá.

¿Qué significó llegar a entrenar a la Católica?

Aprender. Aprender en todo sentido, no sólo en lo físico, sino aprender a sacar adelante las cosas. Con Ana es la que con más he aprendido. Como también vive en Talagante, a veces nos hemos venido juntos conversando. De ella aprendo mucho.

También aprender de los que tienen un nivel mucho mejor que el mío. No voy a decir los nombres, están claros quienes son. Porque ellos son más fuertes físicamente y voy viendo cómo son sus carreras. Se trata de aprender y rozarme con los de mi edad y también con gente más grande.

¿Te has hecho amigos?

De todos. Yo creo que me llevo muy bien con casi todos o con todos.

Pero en los entrenamientos siempre hay uno que te apalea, ¿en la natación quién lo hace?

Ahora que me cambiaron a la pista rápida el Vicho (Trewhela) y Diego (Moya), de todas maneras.

¿En la bici alguien te apalea o lo haces tú?

Cuando me subo a la bici de crono nadie me apalea, aunque subiendo siempre hay alguien que me hace sufrir. Tienen más intensidad. Tengo que mejorar la intensidad.

¿Y en el trote?

Javier (Martin) de todas maneras. Él marca el ritmo. Pone las cosas serias en el trote.

Pensando en Hawaii, ¿No tienes miedo de desenfocarte con la media distancia?

No. Voy a cumplir mi etapa en el 70.3, que estimo serán cuatro años, antes de correr mi primer Ironman. Si mi objetivo es ser campeón del mundo en mi categoría, ese es mi norte. La clasificación siempre la voy a buscar en Pucón, así llegar bien preparado al mundial. Hasta que no consiga esa meta, no voy a pensar todavía en un Ironman.

¿Cómo te gusta que te digan?

Pancho, pero acá en la Católica todos me dicen Catalán. En mi casa, mi mamá me dice Francis (risas).

¿Tienes ídolos o referentes en el Triatlón?

Sí, Craig Alexander, desde mi punto de vista es el más grande de la historia.

¿Y a nivel local?

No, aprendo de algunos. Al único que miro como un referente es a Cristián Bustos.

Hay muchos triatletas que se fueron a Boulder a entretanar como Lucita y Eduardo, ¿tienes pensado viajar afuera para prepararte?

Si, está dentro de mis objetivos. Me gustaría el otro año, para aprender y rozarme con los mejores.

¿Y cómo te lo financiarías?

Tendría que moverme bien. Hoy día mis papás no son capaces de financiarme algo así, así que tendría que moverme. Ser más proactivo en ese sentido. Mis papás me apoyan en lo que más pueden y eso es vital.

¿Quiénes te apoyan aparte de tus papás?

Sauconny y Vitargo que me da los productos para poder entrenar y Bike World & Mountain que me da todo lo necesario para la bicicleta y además me pasa el traje de agua.

¿La Católica te apoya en algo?

Económicamente en nada. Están más enfocados en la distancia olímpica, los proyectos van para esos lados. También debe ser que no tengo muchos resultados y carreras, pero hay que hacerlas.

No te hemos visto correr mucho en Chile, por lo que seguramente mucha gente no te debe conocer. ¿Por qué no te vemos correr más en el calendario nacional?

Me faltan más carreras. Como lo comentamos, he tomado malas decisiones para algunas y también influye el tema físico. Me gusta recuperarme bien para una carrera y no ir a pasear en ellas. Porque entre cada medio hay tres meses de separación, pero uno de ellos es para descansar.


Con sus Sauconny Freedom ISO y las Kinvara 8. Todavía no definió con cuales correrá en Chattanooga.

¿Y correr olímpicos y sprint?

Debiese hacerlo, pero como no me gusta perder, no voy. Debo aprender a mirar las cosas con más calma. Ana me recomienda que sea consistente, paso a paso y que mi cuerpo se siga adaptando bien.

¿Tus padres te han puesto una fecha límite con el apoyo?

No tengo punto límite, pero no abuso. Soy consciente de lo que ellos pueden y no, entonces tengo que ser capaz de sacar algo adelante. Creo que voy a tener que empezar a correr más en Chile.

¿Te ves en el nivel de Fande, Pame, Pipo o la misma Bárbara?

De todas maneras. Creo que lo más importante es la actitud y el mejor ejemplo es Valentina Carvallo. Eso lo veo y lo valoro. El fútbol me ayudó a sacar ese temple y carácter.

¿Cuánto entrenas en la semana?

Unas 23 horas, si me paso quedo out.

¿Qué expectativas tiene Ana de ti?

En Lima estaba desmotivado y ella llegó a levantarme, a sacar lo competitivo. Me hizo el clic en la cabeza porque simplemente me dijo, tú puedes.

Agradezco a mi familia, sin ellos esto es muy difícil. De alguna u otra manera están apoyando. Y las marcas también: Saucony, Vitargo y Bike World & Mountain.

Francisco, te deseamos mucho éxito en tu carrera y estaremos en primera fila en Chattanooga para sacar la foto de tu podio!

Entrevista realizada en agosto de 2017

Volver

Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 14 guests online.