“A 1:30 Chicka, la pillai”


Las carreras se pueden disfrutar desde adentro o desde afuera. En esta oportunidad me tocó desde afuera. Y vaya que la disfrute. Aquí va la historia.

Para tomar fotos, me ubiqué a 1.250 metros desde la entrada de la península y a 1K del retorno. Ya van a descubrir por qué este dato es importante.

Todos ya saben que Bárbara comenzó el trote a 6:30 detrás de Alicia Kaye. Pasó a 6 minutos en la primera pasada en mi posición. En la pasada de la 2ª vuelta, en el Km 8,25 ya estaba a 4 minutos, descontando a un ritmo de 17 a 18 segundos por kilómetro. Yo ya hacia cálculos mentales y concluía que la llegada iba a ser muy estrecha. Pero faltaba mucho aún. Pucón es complicado para predecir resultados. Ya en el retorno de ese giro vi a Bárbara a otro ritmo, más fuerte, claramente por debajo de 4 el mil. Me ilusioné como todos.

Siguiente pasada y Bárbara pasa a 2:30 faltando 5,75 kilómetros. Tenía que aumentar el ritmo para pillar. Calculen: necesitaba descontar 26 segundos por kilómetro para ganar. Está difícil pensé. En el retorno, faltando 3.750 metros a la meta Bárbara pasa a 1:30. Wow, había descontado 30 segundos por kilómetro en los últimos 2. El corazón se agita y le alcanzo a gritar con todo “A 1:30 Chicka, la pillai”. Un chilenismo se permite en ese estado de entusiasmo.

En ese mismo instante me entra un WhatsApp y un llamado telefónico. El WhatsApp era de Benjamin Munizaga que estaba en la transmisión de TVN en directo. El llamado era de Folo que estaba en la meta con Checho Aguilera micrófono en mano alentando al público y recogiendo opiniones de cómo finalizaría la carrera. Ambos preguntando lo mismo. ¿Qué pasa? ¿Quién gana?

A Folo le contesto: “17,5 barb a 1:30 creo q pilla”. A Benja le contesto a continuación “Km 17,5 barbara a 1:30” y luego un definitivo “pilla”. Esos segundos de diferencia me permitieron recalcular y sacar el “creo” de la frase inicial. Estaba seguro.

En la meta, Checho le pregunta a Mark Allen abiertamente si la alcanza y contesta que no. Le preguntan a Folo, quien saca el “creo” y contesta con un definitivo “si, la pilla”. Checho con micrófono abierto dice “Trichile se la juega”. Nuestro prestigio queda en juego.

Cuento corto. Bárbara alcanza a Alicia Kaye a 800 metros de la meta y logra meterle 30 segundos. Simple matemática.

Sólo me queda agradecerle a mi profesor, el Sr. Pellerano, que en paz descanse, por inculcarme el amor por las matemáticas y aprender a hacer cálculos rápidos. ¿Para qué sirven las matemáticas? me preguntaba siempre uno de mis hijos cuando era chico. Yo le contestaba “para que no te hagan leso con el vuelto”. Hoy le diría otra cosa.


por Ricardo Cumplido (Viernes 17 de marzo de 2017)

Volver

Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 18 guests online.