Fabián Inostroza: “¡Siempre se puede, siempre!”


Race Report: Top20 Age Group hombres

Mi primera competencia de ciclismo puro en la vida. El día anterior con muchas ansias de que comenzara pronto ese machaque, incluso mi corazón lo sabía porque al sólo pensar en la competencia, se aceleraba. Me suele pasar que empiezo a competir el día anterior y esta vez me sentía más que preparado, aunque mi coach durante la semana no bajó la mano y seguimos entrenando a buen nivel.

Imagen_Race_Report_Fabian_Inostroza_Top_20.jpg

Para distraerme hice una mantención básica a mi bicicleta de ruta y actualicé los dispositivos para no tener problemas, también me pesé, teniendo 5 kg más que me inquietaban, pero afortunadamente mi porcentaje de grasa había bajado a 7,6%, lo me dejaba más tranquilo. Gracias a la mejora en la alimentación de este último tiempo, ya que un día normal en el trabajo solía comer una empanada por la mañana o un buen completo, eso en los días que sentía que era justo y necesario, me mantenía en 70kg, pero con un índice de grasa más alto. 

El día de la competencia a primera hora ya quería subir al rodillo y machacar, aunque  mis piernas estaban algo apretadas por los entrenos de los días anteriores, hasta que llegó el momento, escuché las instrucciones, acomodé mi hidratación y comí lo necesario para 45 minutos de intensidad siempre asistido y apoyado por Bárbara, mi fan número 1.

Dieron la partida y apreté quedando dentro de los 50 primeros competidores más o menos. Todos muy fuertes, así que mantuve el pedal cargado a tope y llegué a la punta. La misma sensación de hacer un FTP. Me sentí bien en la primera vuelta, siempre tratando de meterme y empujar al grupo sin miedo, sólo dando lo mejor que tenía sin mirar mucho los watts, hasta que llegue al kilómetro 15, uufff ahí deje de empujar a lo loco y me centré en mantener un ritmo, pedal medio trancado y sensaciones relativamente buenas, frecuencia cardíaca a tope. La aplicación Zwift no la manejo mucho así que decidí correr solo sin drafting y si era necesario empujar todo el tiempo lo haría, jamás mirar atrás, como es de costumbre desde que me inicié en ciclismo. Me agrada esa sensación de apalear lo más posible, muchas veces me corté a rueda, además me retaban por no seguir el plan, pero con el tiempo fui entendiendo mejor los entrenamientos, más aún cuando empecé a entrenar con potencias, que no fue hace mucho.

Mi cabeza y corazón iban full revoluciones y después de un rato veo que ya iba en el kilómetro 30 y decidí apretar, pero ya no quedaban piernas, iba a tope, en ese límite que lo mantienes o lo mantienes. Finalmente iba 9no quedando pocos metros, apreté un poco, pero ya era tarde, Zwift reacciona unos segundos después, quedando 11ro. Es un juego, y lo sé, pero el otro yo es demasiado competitivo.

Cada grito de Folo me motivaba a apretar más y pegar palos sin pensar en que podía existir la posibilidad de no llegar a la meta.

Los que me conocen saben que no he parado de entrenar y competir (hasta al cachipun), desde que me metí a triatlón los resultados han ido mejorando y eran esperados, desde el Tri Rotary de Valdivia venía más fuerte, en donde me di cuenta que mi ciclismo había mejorado ene, gracias a los machaques de Marcelo Troncoso.

No existen secretos, sólo constancia, actitud y disciplina del TriPower! Haciendo referencia a el que ha logrado mejorar mi segmento más débil en triatlón.

El uso de potencia ha sido un cambio exponencial en mi rendimiento, la planificación adecuada a mis tiempos libres también, trabajo como ingeniero de procesos y la mayor parte del tiempo estoy sentado, lo cual no aporta mucho.

La pandemia y cuarentena en cuanto a lo deportivo me ha ayudado en temas de recuperación, esas 3 horas que me tomaba a diario ida y vuelta al trabajo ahora son descanso y sueño reparador.

Jamás había competido en ciclismo, aunque siempre lo había tenido en mente, esta fue la oportunidad de comprobar todo ese tiempo que llevaba sufriendo con los entrenos, en los que habían más de un día que no tenía ganas de mirar el rodillo, pero ahí es cuando aparece ese ímpetu y pasión que me decía “siempre se puede, siempre!!” y me daba ánimo y una vez pedaleando pasaban todos los males.

Hace años me compré un rodillo para no perder el entrenamiento de ciclismo, por trabajo no me daban los tiempo para salir a la calle a entrenar, así que lo hacia la mayor parte del tiempo encerrado acompañado del rodillo y escuchando música. Ahí botaba todo el estrés del día, esto me ayudó a no sentir el cambio en cuarentena por la pandemia. Me cambié de casa hace un par de años e invertía 3 horas sólo en el desplazamiento ida y vuelta, perdiendo tiempos de descanso, pero ganando el estar más cerca del lugar en donde podía entrenar los fines de semanas (Cajón del Maipo).

Una vez más me doy cuenta que voy por buen camino en búsqueda de ese cupo al Mundial 70.3 y lograr cumplir un sueño. Para finalizar, agradezco a la corporación de deporte del Banco Estado (CODEBECH), ImTRI, Grupo G100, CADMAN Team y Tri Power Maule.

Gracias por tantos saludos, mensajes de apoyo y buena onda de familiares y amigos.

Fabián Inostroza

Triatleta

Fecha de la carrera: Sábado 11 de julio de 2020

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 14 guests online.