Francisco Chávez: IM Los Cabos 2014


Posterior a mi frustrado y accidentado paso por el ironman de Florianópolis, tenía toda la determinación de correr una nueva carrera lo antes posible, para poder sacarme esa espina clavada de Brasil. Los Cabos no era mi destino preferido para un ironman, pero en vista que se generó un grupo muy interesante de compañeros que participaron en esta carrera (Gonzalo Valenzuela, Enrique Soto, Rodrigo Valenzuela, Alejandro Novoa y Pablo Camilleri... casi, casi fueron Max Cuadra, Antonio Turner, Carlos O´rian y Cristian Castro), decidí sumarme a una carrera cuyo circuito se veía anticipadamente muy poco amigable.

Las sesiones de entrenamiento fueron largas y dificultosas, pero siempre en un ambiente muy grato, incluyendo un par de ciclismos de 200 kilómetros de duración , trotes que llegaron hasta los 30 km y una acumulación de cansancio, falta de sueño y fatiga muscular durante muchas semanas, que costó sobrellevar. Un aprendizaje en esta etapa es que la buena nutrición y el descanso son 2 pilares fundamentales en este deporte, y la constancia dá sus frutos, especialmente si se intenta cumplir con el plan de entrenamiento a cabalidad.

Finalmente llegó el dia del viaje a México, momento muy esperado, ya que además resultaron ser mis vacaciones familiares que casi no tomé en el verano, asi que a pesar de los nervios propios de un viaje al extranjero y a la necesidad imperiosa de hacerlo en avión, tenía todas las ganas de participar en el evento deportivo, que además significaría mi debut como Ironman, en una distancia que realmente es esquizofrénica, no puedo creer que podamos recorrer 226 kilómetros en el dia, y bajo condiciones de exigencia física de alto nivel… En fin, arribamos el viernes 28 de marzo a Los Cabos, una combinación de 2 ciudades pequeñas (Cabo San Lucas y San José del Cabo), en donde se percibe el ambiente turístico, con mucho extranjero, principalmente de U.S.A. y además en estas fechas hay un sol abrazador, con mucho calor desde las 7:30 de la mañana.

Ese mismo dia retiré mi kit de competencia, luego fui a la expo Ironman que era penosa, y a la charla técnica igualmente penosa, lo que no daba buenos augurios para lo que se venía en organización en la carrera, pero por suerte me equivoqué, y efectivamente la organización de la carrera fue perfecta en cuanto a seguridad, abastecimiento y señalética.

El dia de la carrera nos reunimos el equipo Route a tomar desayuno a las 4:15 A.M. y luego el transporte nos llevó a la playa en donde sería la largada. Fueron minutos muy agradables, mucho menos tensos de lo que esperaba, con mucha broma, fotos y compartir con los familiares que también estaban con nosotros a esas horas matutinas.

Cuando dieron la largada, nos lanzamos sobre las aguas del mar de Cortés, que pese a ser oceáno pacífico, tiene una temperatura muy agradable para nadar, natación que en mi caso fue bastante fluída, hubo que evitar ciertos golpes y empujones, pero a partir de los 250 a 300 metros se genera la separación entre los buenos nadadores que ya van en punta, los de regular performance como yo y finalmente el grupo rezagado que generalmente concluye la natación sobre la hora y media. Durante la natación se me irritó enormemente el cuello, por lo que intenté no alzar mucho la vista porque eso me hacía doler mucho más. Me uní a un grupo de 3 a 4 nadadores que iban a mi ritmo y fuimos alternando la punta, lo que finalmente se tradujo en un excelente tiempo final (para mis cánones por supuesto) de 1:03:40, que sin duda no siginifica nada en lo que se viene más adelante, pero al menos inicias el ciclismo con buen ánimo.

Mis transiciones son lentas, asi que la T1 no fue la excepción, y finalmente me enfilo al ciclismo sin saber mucho de mis demás compañeros. Ya al ir rodando me doy cuenta que “aquaman” chano había hecho una natación de antología y que Calalo me llevaba 1 ó 2 minutos. El resto salió después del agua. Y es en el ciclismo en donde me encuentro con la realidad más dura posible: Un circuito lleno de subidas, falsos planos y con un calor insoportable. Y esta realidad nefasta se repetía a la vuelta, por lo que era realmente muy difícil tener un ritmo de pedaleo continuo, por lo que sólo me preocupé de no excederme en los watts generados, para así no quemar piernas en la maratón. En el segundo giro de ciclismo pillé a Calalo, pero me siguió muy de cerca los siguientes 50 a 60 kilómetros, hasta que dimos caza a Chanoman. A partir de ahí, en los últimos 30 a 40 kms les hice una pequeña diferencia de 3 a 4 minutos, que obviamente casi los perdí por completo en la T2, que fue de un nivel de lentitud casi Parkinsoniana. Finalmente fueron 5:43:35 el total de ciclismo, que para ese circuito no es excelente, pero nada de malo considerando la dificultad permanente en el pedaleo.

Hasta este punto debo decir que estaba cansado, pero la molestia principal era mas que nada estomacal, debido a los litros y litros de isotónico que tomé, simplemente tenía el estómago hecho bolsa, con muchas nauseas, pero estaba bien hidratado y con sensación de piernas cansadas pero no destruídas.

El primer giro de 14 kms fue incluso agradable, frenando el ritmo para no pasar el límite, sin embargo entre el km 14 al 28 simplemente se me vino la carrera encima, mucho cansancio, bastante nausea así que el ritmo de carrera bajó drásticamente, pero siempre intenté mantenerme trotando, a excepción del momento en que tomaba mis geles, en los que paraba para hidratarme bien y tragarlos a duras penas.

Después del km 30 me vino un “segundo aire” y si bien es cierto no subí mucho la performance en el ritmo de trote, me sentía mejor y pude terminar la carrera de buena manera, sonriendo y debo confesar que algo emocionado en los últimos metros, este evento viene a concluir un período de sacrificio no menor, que involucra además la participación de tu familia, caras largas de cuando en cuando, dolores musculares, frustraciones en entrenamientos, etc.

El tiempo total de carrera fueron 10:33:12, que significó que cumplí con mis 3 metas propuestas: terminar la carrera, terminarla con luz de dia y llegar entero y sonriendo a la meta.

Como algunos ya saben, en un poco mas de un mes y medio corro el Ironman de Florianópolis nuevamente, para sacarme esa espinita clavada que tengo con esa carrera. El circuito de ciclismo es absolutamente diferente a Los Cabos, MUCHO más amigable, así que a esa carrera voy por lograr un mejor tiempo.

Y debo decirles que el mito de correr 2 ironman seguidos me huele a fantasía, en este minuto que escribo estas letras, a 2 ½ días de haber corrido, las molestias musculares casi no están y ya mi cuerpecito juvenil y virginal está pidiendo entrenamiento para preparar lo que se viene.

Saludos a todos los guerreros de Route que participaron y de gran manera en esta competencia y un saludo muy especial a mi entrenador Gabriel por la paciencia y sabiduría invertida en este espécimen.

Un abrazo a todo(a)s

Francisco Chávez

Fecha de la carrera: Domingo 30 de marzo de 2014

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 11 guests online.