Maru Yarur: "Un Viaje al Pasado"


Race Report Ironman 70.3 World Championship Niza 2019

Hace más de 20 años, antes de ser mamá, ingeniera y triatleta, era fotógrafa y amaba la montaña y la escalada. En una de mis aventuras conocí a mi primer marido, amante de la montaña y también de las aventuras. Su familia vivía al sur de Francia en un pueblito llamado Saint Rèmy de Provence. Una familia maravillosa, sana, deportista, amante de las actividades al aire libre y con un sentido de familia del cual aprendí mucho. Viví en Francia 2 años donde nos movimos varias veces entre Paris, Lyon y la Provence. Nos tocó ir a trabajar a Perú, como guía de trekking, y en Chile de guía de Montaña.

Al momento de clasificar a Niza yo sabía que sería un reencuentro con mi otra vida, pero quería hacerlo. A medida que se acercaba la fecha, los recuerdos de todos los lindos momentos inundaron mis pensamientos. Fue una época muy linda, donde compartí con gente maravillosa e hice amigos que hasta el día de hoy seguimos unidos. De ese matrimonio nacieron mis dos primeros hijos, ambos ya mayores de edad, buenos hermanos, generosos y cariñosos.

Llegando a Niza arrendamos un auto por dos días. Uno era para reconocer la ruta del ciclismo, que sabia iba a ser muy dura. La escalada era power y dejaba poco espacio para descansar. Y la bajada muy técnica con curvas, contra curvas, pueblos, lomos de toro y rotondas que sortear.

El segundo día de auto fue para ir a visitar los lugares donde anduve hace más de 20 años.

Ya aterrizando en Niza empecé con molestia en la espalda. Así y todo salí a pedalear el martes. Sólo un par de horas de subida y parte de la bajada. Necesitaba elongar porque se sentía el lumbago venir. Día miércoles partimos a Cassis, Pertuis y Aix en Provence. En la tarde, ya no podía caminar derecho del dolor de espalda que se me ramificaba a la pierna. Algo estaba pasando que me afectaba y que me estaba dejando mal para enfrentar la carrera el sábado. Seguramente era sicológico. No podía ser otra cosa. No había hecho nada que pudiera haberme generado una lesión o contractura.

Jueves al despertar no pude enderezarme, así es que partí a la expo y hablé con los masajistas. Hicieron su trabajo y el dolor bajó bastante. En la tarde la Gabi Cerda me pasó a ver y me ayudó con sus manos que son increíbles!! El resto del día y el viernes elongué mucho. Para el sábado ya me sentía bien, pero sabía que tenía que estar atenta a cualquier molestia.

Día de la carrera, partí muy temprano a pesar de que era el último grupo en largar. Llegué corriendo al parque cerrado a dejar la nutri y la hidratación en la bici y salimos a tomarnos un café para la larga espera. A las 7:30 comienzo a moverme para calentar, pasar al baño y preparar la cabeza. Tipo 8 entré a la zona de natación y miré las caras alrededor. Algunas muy serias, otras conversando, pero en mi cabeza las veo a todas como contrincantes muy fuertes. No se si habrá sido porque me encajoné muy adelante, pero quiero tratar de sacar una buena natación y atrás nunca se puede porque te van frenando.

Casi llegando a la partida muere el timer y tienen que seguir contando en voz alta. Lo encontré tan chistoso para un mundial!!

Partí nadando y me concentro en buscar ritmo y mantener la técnica. Iba constante y segura, siguiendo algunos pies que me acomodaban. Esta vez me mantuve al centro del grupo para no perderme como me pasó en Hawaii!

Cada 500 metros mi Garmin vibra y así llevo un registro de cuánto falta. Se hizo largo, pero no más que otras veces, y salí bien a la bici.

Me monté y comencé el plano revisando todo. El Garmin de la bici no prendía. Raro porque lo cargué. Soluciono girando mi reloj de pulsera que me dará las pulsaciones, pero tendré que ir sin medir los watts. Por otra parte, la Caramagiola del manubrio perdió toda el agua!! Pucha. Nada que hacer. Usaré sólo la de atrás e iré reemplazando en la ruta.

La subida era larga y mantuve pulsaciones y cadencia para no desgastar la piernas. Agradezco en las partes más empinadas mi piñón 32 que me permitió no bajar la cadencia.

Como partí en el último grupo pensé que pasaría a muchas en la subida, pero no fue tan así!! Para mi sorpresa pasé a más bajando que subiendo. Debe ser que hago MTB y me ayuda a no temer a las bajadas y maniobrar bien la bici. En un par de lugares la rueda se me fue, pero controlé sin disminuir velocidad.

Comí y me hidraté según el plan, preparándome para el trote. No llevé registro del tiempo, sólo muy concentrada en hacer la carrera según el plan.

Llegué a la transición, colgué la bici y saqué mi bolsa del trote. Me puse calcetines y zapatillas, me saqué el casco y guardé las cosas. Con Jockey en la mano y número de trote en la cintura partí a correr. A los pocos metros me doy cuenta que el calcetín quedó arrugado. Filo, me aguanto. Si corrí 42 k con piedras en Cozumel esto no es nada!!

El trote fue durísimo. Me costó desde el comienzo. Mi cuerpo no quería más y mi cabeza me trataba de convencer de parar. No dejé que nada me dijera que no podía, tenía que sacar este trote a menos de 5 el mil. Me lo había propuesto desde un principio y trabajé duro para lograrlo. Planifiqué la carrera con este objetivo y no dejaría que nada me lo impidiera.

La barra estuvo increíble, Pato animando y dando consejos, Hans a todo dar con bandera y alentando me alegraban las pasadas. Los chilenos me gritaban cuando veían el uniforme de TriUC, y por lo que parece me veía muy sólida, aunque estaba lejos de mi sensación real.

La primera vuelta fue del terror. Calor, sensación de pesadez, cansancio y fatiga. Paré en todos los puestos a tomar agua, coca, redbull, o isotónico. Me levantaba por un rato hasta llegar al siguiente puesto.

La segunda vuelta no fue mejor, pero logré mantener ánimo y ritmo. Ya llegando a la meta pasé a una chica que parece de mi categoría y ella me pasa de vuelta. Ah! Nooo! Nica! Aprieto los últimos 300 mts y la dejo atrás. No me va a adelantar en un sprint final. Ni loca!! No me pilla así que crucé la meta feliz, la espero y nos saludamos muertas de la risa.

Ahí me encontré a Folo con Isa, yo feliz de terminar y feliz de mi trote aunque fue muy difícil. Ahí Folo me recuerda que es un mundial y que esta pensado para ser difícil. Tiene toda la razón. Así cumplo mi sueño y mi tercer mundial.

Me voy feliz. Feliz de haber hecho un viaje de reconciliación con un pasado muy lindo, lugares donde estuve con mi papá hace más de 20 años, lugares donde encontré amor y cariño de una familia maravillosa. Donde disfruté del deporte al aire libre al igual que lo hago hoy. Siento que en estos veintialgo de años muchas cosas han cambiado, pero muchas siguen igual. Mi pasión por el deporte, de ponerme a prueba cada día y buscar objetivos difíciles, así como disfrutar estar afuera en contacto con la naturaleza sigue igual...

Y así termina otra aventura, con un merecido descanso para pronto volver a Chile a empezar otro proceso, porque esto no para. Nos vemos!!

Maru Yarur

Fecha de la carrera: Sábado 7 de septiembre de 2014

Volver

Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 23 guests online.