Pablo Schaelchli: “Teamwork makes the Dreamwork”


Race Report IM 70.3 Manta 2017

A fines de mayo había corrido mi segundo 70.3 en Barcelona, donde aprendí mucho.

El entusiasmo que me dejó esa carrera no se me fue tan pronto, y unas semanas después cuando estaba de a poco volviendo a entrenar, le pregunto a Lalo Araya: "Podemos llegar bien a Manta, con el poco tiempo que me queda por haber corrido Barcelona?” A lo que él responde: “Claro que sí!”... y bueno, ese mismo día me inscribí para Manta-Ecuador.

Las primeras 2 semanas iban bien hasta que en los rodillos no me empecé a sentir bien, y no llegaba a los watts de mis zonas; se notaba que aún faltaba tiempo para que mi cuerpo estuviese recuperado Así que Plan B: empecé a entrenar los rodillos a pulsaciones, y de esa forma lograba llegar a otras zonas y así no me pasaba “de vuelta”. No fue hasta 1 mes después de eso que volví a considerar los watts, y si bien no eran los buenos números que tenía en el proceso previo a Barcelona, igual eran buenos o al menos se acercaban de a poco.

Después de 3 semanas de Barcelona me dio una tenosinovitis en el pie derecho que me hizo perder unos trotes y con eso el ritmo, pero gracias a Medpro y a la Jesu (mi polola) logramos sacar la lesión en 1 semana y así volví a trotar de nuevo para llegar “casi” bien a Manta. “Casi” porque hasta pocos días antes de la carrera en Ecuador seguíamos masajeando el tendón; con la Jesu lo cuidamos hasta el último momento.

Nutrición

Este ha sido el tema que quizás más nos ha divertido con la Jesu, así que hemos ido probado distintas cosas hasta que logramos definir una dieta ideal para mí. Leímos juntos libros de nutrición y reportajes sobre el tema, y claro, no nos creíamos todo, sino que lo analizábamos, probamos y comprobamos empíricamente cada "nueva idea”.

La idea que logramos pulir fue considerar las grasas saturadas de forma controlada, ya que éstas son una tremenda fuente de energía. No todo es carbo…

Sin embargo, para que esto resulte, había que entrenar ciertas sesiones en ayunas y con cafeína para así estimular la cetosis (catabolismo de las grasas para obtener energía).

Lo que intentamos hacer fue enseñarle a mi cuerpo a usar la grasa como fuente de energía, por lo tanto, no sólo había que fijarse en nutrientes y carbos, sino que también en las calorías, medida que usa Mark Allen. En estos temas de nutrición siempre he contado con Felipe Araya de Medpro, siempre ha sido un buen amigo con quien puedo compartir esa información, me ha enseñado mucho.

Resistencia a la Potencia (horse power)

Desde abril empecé a entrenar la preparación física con Eduardo Cuchacovich de Ánima run.

He estudiado bastante al respecto, y tanto él como yo creemos que hay que buscar "resistencia a la potencia”. Eduardo me explicó que no sirve mucho levantar 30 - 40 veces un peso "liviano" porque eso es resistencia, e incluso se puede lograr corriendo. Por lo tanto, la idea fue buscar progresivamente pesos mayores, con técnica orientada a los 3 deportes y además mejorar el rango articular. Eduardo afirma:

“Si bien el Running y el Triatlón son deportes catalogados como Endurance (Resistencia), la Fuerza es la capacidad condicional por excelencia y tiene beneficios directos en la Economía de Carrera o de movimiento (running economy), uno de los factores determinantes en el rendimiento específico.

Esto se explica porque al incrementar la producción de fuerza muscular aumentará la potencia muscular, que es el producto de la fuerza (tensión) y la velocidad. El rendimiento deportivo está limitado por la cantidad de fuerza y potencia que se pueda producir y mantener. Además de la capacidad metabólica aeróbica y anaeróbica de los músculos esqueléticos, la fuerza y la potencia están condicionadas por la coordinación neuromuscular, la mecánica y energética de los músculos y la eficiencia para convertir la potencia metabólica en potencia mecánica. Por esto, una producción de fuerza muscular más efectiva se traduce en una mejor economía de carrera (o de movimiento) y, por ende, un mejor performance”.

El Nado

Desde Pucón de este año que decidí que el nado sería mi foco. Ser triatleta es ser competitivo en los 3 deportes, y si el nado era lo que más me costaba, había que focalizar los esfuerzos ahí. Fue mi obsesión y aún lo es. Me encanta nadar, no por el deporte en sí, sino porque es en lo que puedo aún mejorar mucho, es lo que más me cuesta y eso lo hace un desafío aún mayor. Después de Pucón también llego Carolina Trewhela, quien me ha aportada un montón. Siento que mejoré mucho con ella. Sus entrenamientos son perfectos, terminan justo a las 7:59, y el tiempo pasa volando cuando ya nadamos 3.000 ó 3.500 metros.

La Caro tiene una dirección muy buena, hace que todo sea tan dinámico y claro que la concentración se hace fácil.

Yoga

Mi polola es instructora de yoga, y claro que eso sumó mucho; al ser tieso de hombros (tieso en general), nos focalizamos en buscar rango muscular y articular. El yoga también me ha servido para tener una mayor “conciencia corporal”, que coopera en desarrollar 3 factores: Sensibilidad, Flexibilidad, Foco.

Be Smart and Rest!

Se acercaba ya la fecha de la carrera y quedaba algo vital: Descansar. Creo mucho que una de las claves de esto es la hormona Cortisol. Al tener el cortisol alto, el rendimiento que se pudo haber ganado en semanas o meses de entrenamiento, se puede perder. Lalo Araya sabiamente me dijo: “Descansa y concéntrate en recuperarte”.

Lalo no sólo es un gran entrenador, es también un tremendo líder, logra que un grupo muy numeroso y todos muy distintos funcionemos tan bien; sin duda es una virtud que admiro de él. Además, su preocupación de los detalles en los entrenamientos; estaba atento a mis ritmos y sensaciones de los largos y de que no me pasara ni hacia arriba y ni hacia abajo en los tiempos en la pista, eso es devoción!… y Perfomance.

Con él estaba tranquilo, confiaba y confío en él.

Y ya era el momento de aplicar lo aprendido! Llegamos con la Jesu el jueves 27 a Manta. Los días antes planificamos juntos la carrera, los tiempos y alimentación. Entre tanto con Joaquin Campodónico (amigo y compañero del team) conocimos a JP Salazar y a su padre, Francisco, grandes personas y tremendos deportistas. Fueron momentos muy gratos con ellos donde también aprendí mucho.

Race day!

Swim!

Era hora de aplicar lo aprendido: ¡FOCO, largamos y al poco rato estaba pasando gente, y pillando los grupos de adelante y sin traje! Entonces me entusiasmé más y vi que cada vez pillaba a más. Salí del agua en el tiempo planificado: ¡resultó! (sabía que el nado era más largo) La Jesu me gritó palabras de aliento y entré al parque cerrado (como me inscribí tarde me toco una posición junto a las postas que estaba bastante lejos del resto, estaba mal diseñado el parque, así que fui muy cuidadoso de no demorarme tanto en las transiciones).

Bike!

La estrategia de la bici fue simple: Promediar 37km/hr, porque la verdad, fui a Manta por el podio para asegurar el cupo al Mundial 70.3 2018, sólo a eso y, por lo tanto, era a todo o nada. Para que esto resultara tenía que llegar a los 45 km en menos de 1:10 hrs y así tener unos minutos de margen de error. Llegué en 1:08. Perfecto. Pero a la vuelta se levantó un viento fuerte que me dejó pedaleando incluso a 23km/hr en el plano, felizmente logré recuperar ritmo y volví a recuperar la velocidad promedio de los 37km/hr, iba con todo para buscar ese promedio, tan así que un juez en moto se entusiasmó y me decía que iba super bien y me tocaba la bocina como aliento, siguiéndome como 15-20 km. Llegué y cumplí perfecto el tiempo.

Run!

Empecé el trote donde los primeros 5km iba perfecto, al ritmo óptimo, hasta que empecé a sentirme mal. Recuerdo ahí que mi plan A y B de alimentación fallaron. El A era consumir todo lo de la bici en la bici, el B era llevarme lo que tenía en la bici al trote, pero en la bici se me cayó un gel y en la T2 me olvido de llevar la caramagiola. Aguanté mal hasta el km 8 aproximadamente según recuerdo y aplico el plan C... consumir todo lo que encontrara en los puestos sin discreción. Usualmente consumo geles de maltodextrina y no de fructosa, por lo que el plan C era un riesgo que me podía servir o no.… me recuperé algo, pero me volvió a dar un bajón, entonces especulé que no eran geles de malto en los puestos, entonces doble la cantidad de geles y logré aguantar, pero empiezan los calambres en los gemelos, y por lo tanto empieza el plan M... Meditación, me concentré e intensifiqué el foco y visualicé el objetivo, tan así que jamás supe que la Jesu estaba apoyándome en el trote, es más pensé que no estaba jajaja. Logré aguantar hasta la meta, pero fallé por 2 minutos mi tiempo estimado, aún así, feliz, se cumplió el objetivo: Podio y cupo para Sudáfrica 2018.

Podría hablar del calor que hubo... pero es obvio que fue terrible jajaja

Teamwork makes the Dreamwork

Agradezco a la Jesu, amigos y equipo, ellos son los que me han ayudado a mejorar, y a mi grupo de entrenamiento: Alex Gajardo, Joaquín Campodónico, Gabriel Mardones y Alberto Danioni.

Pablo Schaelchli

PD: El resumen semanal de este periodo fue:

  • 12 hrs de nado, bici-rodillo, trote
  • 2 hrs de Preparación física
  • 90 min de yoga

Fecha de la carrera: Domingo 30 de julio de 2017

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 3 guests online.