Tips de hidratación


  • Todos sabemos que cuando hacemos deporte y sudamos estamos perdiendo, además de agua, sales minerales (sodio, potasio, cloro, magnesio, zinc...) necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Por ello no es suficiente con beber agua, es preciso reponer esas sales minerales que has perdido con el esfuerzo.
  • Este proceso se produce de forma refleja: al practicar deporte se eleva la temperatura corporal, para regularla se produce la sudoración, perdiendo agua y sales. La pérdida de estas sales hacen que disminuya la capacidad de trabajo, así pues, el tomar bebidas isotónicas es beneficioso para el rendimiento deportivo y ayudan considerablemente a reponer más rápidamente las pérdidas ocasionadas por el ejercicio.
  • Antes de salir a correr debes beber, al menos, dos vasos de agua. No es necesario que la bebas de seguido, mejor incluso a pequeños sorbos.
  • Cuando vuelvas hay que recuperar las pérdidas, toma la bebida isotónica o agua en cantidad suficiente, al menos medio litro y mejor si está fresca pues se asimila más rápidamente.
  • A veces es necesario beber durante el entrenamiento. No esperes a tener sed, ya que el ejercicio retrasa la sensación y puedes haber perdido un exceso de agua y electrolitos para cuando te lo pida tu cuerpo, entonces ya ha aparecido la fatiga. La sed no aparece hasta que se ha perdido un 1 ó 2% del agua corporal, cuando el rendimiento ya ha comenzado a disminuir.
  • La sudoración crea un estado relativo de deshidratación, si es excesiva y no se reponen inmediatamente los líquidos perdidos, disminuye el volumen sanguíneo y la temperatura interna puede elevarse a niveles peligrosos.
  • A más edad mayor peligro representa la deshidratación y los efectos del calor.
  • El objetivo principal de la reposición de líquido es mantener el volumen plasmático para que la circulación sanguínea y la sudoración sean correctas.

La importancia de las bebidas isotónicas para un alto rendimiento deportivo

Cuando hacemos deporte, nuestro cuerpo genera un mecanismo de “termorregulación”, lo que hace que transpiremos. La excesiva sudoración nos hace perder agua, que si no es reemplazada de inmediato hace disminuir el volumen sanguíneo. De este modo si el corazón recibe menos sangre, bombea menos, y para mantener el esfuerzo lo obligamos a subir el número de pulsaciones por minuto. Todo esto acelerará la aparición de la fatiga, lo que genera un menor rendimiento físico.

Cuando sudamos, perdemos también sales minerales necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Por ello, cuando el esfuerzo físico es considerable, no es suficiente beber agua para rehidratarse. Para reponer esas sales minerales perdidas (además de otras sustancias), es recomendable beber bebidas isotónicas, como Go! Zuko.

Es muy importante mantenerse hidratado en todo momento. No esperes a tener sed; el ejercicio retrasa esta sensación y puedes haber perdido un exceso de agua y electrolitos para cuando te lo pida tu cuerpo. La sed no aparece hasta que se ha perdido un 1 ó 2% del agua corporal, cuando el rendimiento ya ha comenzado a disminuir.

Por Trichile (Abril 2012)

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 20 guests online.