Duelo Flores-Magendzo (Versión Ariel)


Les quiero contar como se vivió el desafío completo de Flores-Magendzo. La verdad es que todo esto empezó como un desafío ingenuo del “principiante” Víctor Flores, como un mes y medio antes del Ironman de Brasil. Un sábado, de los tantos largos entrenamientos que son necesarios para llegar bien preparados a un ironman, aparece Víctor Flores con bicicleta nueva, una Cervelo P3 impecable. Al parecer, la bici nueva le acomodó mucho a Don Víctor y empezó a ganar confianza. Se mandó una mejora increíble en el pedaleo… pasó a ser otro Flores… del amateur que venía de sobrevivir del dengue y de una bacteria muy jodida que se le metió al corazón, a un triatleta con “ambición”. Y su ambición se tradujo en desafiar al ya veterano que escribe: “Magendzo, te voy a ganar en Brasil”. Yo, con los años de circo que tengo en esto, me lo tomé en forma muy alegre, porque sabía lo que era un primer Ironman y sabía que Flores no tenía claro con que chichita se estaba curando. Y así empezó el desafío. En los entrenamientos en la piscina, si hacíamos 20x100mts, Flores hacía 3 (o 2?) y descansaba 1. En la bicicleta, a pesar de su mejora, casi siempre le metía unos 15 minutos o más en los entrenamientos más largos. Lo que nunca hice fue ver como corría. Las bromas del desafío iban en aumento conforme se acercaba el día de la carrera. Un par de semanas antes, Flores aparece con ruedas nuevas, unas Zipp atómicas. Más confianza tenía el mechón. Flores incluso amenazó con pellizcarme el poto cuando me alcanzara (a lo Paula Salazar con Folo el 2006). Que insolente!! Dos días antes de la carrera, le hice ver que si hacía más de 10:30, incluso, se podría dar el caso que yo lo lapeara en el trote, y el que daría el pellizco sería yo. Creo que eso lo puso muy nervioso.

Llega el día de la carrera. Uno muy concentrado en lo suyo, así es que ni me acordaba de Flores ni de la previa. Nadé muy bien, bajando los 50 minutos y entreverado entre los Pros. En la bici, como salí tan adelante, me entusiasmé demasiado y me anduve pasando. Como a los 70km empecé con algunos calambres y dolor de cabeza, pero iba muy bien, muy buen ritmo. Bajé un poco el ritmo y a darle no más. Mi duda era si me vendrían los calambres durante el trote (ya había sufrido eso algunas veces en Pucón y es horrible). Pedaleo en 5:15. Necesitaba unos 3:50 en la maratón para bajar las 10:00, que era mi objetivo. Me bajo a correr y las piernas bien. Voy bien, buen ritmo, dolor de piernas, pero bien. Como en el km18 me cruzo con Flores, yo ya había terminado todos los cerros, le llevaba unos 6km de ventaja. Al cruzarnos cometo el error: “Flores, ya no me pillaste”, le grito. Flores con cara de desaforado iba muy fuerte. Al km 20 pasó lo que me temía: calambres en ambas piernas. Tengo que parar. Por un momento pienso que no podría terminar. Me voy al costado de la calle, me masajeo. Espero un rato. Trato de partir, pero no puedo. Espero más y luego de a poco empiezo a trotar de nuevo. Lo único que estaba en mi cabeza es como cresta iba a terminar, sí aún me faltaban 22km. El objetivo era bajar las 10hrs. Sabía que tenía tiempo ahorrado, así es que le di nomás. Flores ni siquiera estaba en el radar. La última vuelta de 10km voy muy cagado. Me cruzo con Flores unos 3 ó 4km antes de la meta. Creo que le llevaba como 1km de ventaja. Mi mente no logró computar que el amateur Flores venía a un ritmo increíble. Mi mente solo pensaba en terminar la maldita maratón y bajar las míticas 10 horas! Me queda el último km, ahí por el campanario. Rubén cacha que voy mal y que si no me apura no bajo las 10. Me grita y grita, pero las piernas casi no se mueven. Entro a la alfombra y veo 9:58. Increíble, las voy a bajar! Me quedan 2 metros, sí 2 metros, para cruzar la meta, y siento que alguien me pellizca el trasero. Miro para atrás, no veo nada, miro para adelante (cruzo la meta)… y ahí está Flores arrodillado agradeciéndole a los dioses la gran hazaña. Yo quedo impávido. Con la alegría de haber luchado por mi objetivo y haberlo logrado y con la incredulidad que Flores había logrado su amenaza! Pero sólo siento felicidad sincera por lo logrado. Por mi, por él, por el TYM. Somos un equipo y eso es lo que importa. Flores corrió en 3:22 la maratón, más rápido que Cardenitas y luego me enteré que corrió como 15km con el negro Martin y finalmente lo cortó! No estaba en la ecuación de nadie un carrerón así. Así es que como dijo Canevaro: “en Brasil ha nacido una estrella”. Ahora falta la versión de Flores!

Un abrazo a todos,

Ariel Magendzo

Volver

Por un lado; Notable lo de Flores.......entrenó para su gran performance, de eso no hay duda de que hay que hacerla...y Víctor lo hizo de manera impresionante.

Por otro lado está Ariel. Yo creo que la gran mayoría de los triatletas quedaría envenado con que lo pasen en la meta (olvidando incluso lo excelente del crono), pero conociéndo a Ariel; es verdad que se alegra por Flores....y eso en el fondo, es lo que personalmente encuentro más notable de todo!!.

Felicitaciones a ambos....Máquinas!

Rod

Muy buena y entretenida la historia y muchas felicitaciones a Flores que de paso hizo un tiempaso para el primer ironman.. realmente la raja..
Saludos

Felicitaciones Víctor, pero que falta de respeto.... pasarlo en los útlimos 2 metros... y por si fuera poco con pellizcón incluído...

Muchas gracias Ariel por compartir tu anécdota...

Esperamos que Víctor cuente su versión...

Felicitaciones a los dos y da gusto leer estos relatos :D

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 34 guests online.