Nadadores Vs. Triatletas


En Youtube está lleno de espectaculares videos de campeones olímpicos de natación mostrando de manera tutorial su estilo y técnica y en muchos casos entregan tips de cómo lograr la mejor performance. Les recomiendo que no se compren todo lo que ven por 2 razones. Primero, porque ningún nadador es igual a otro. Con distinta técnica y diferente estilo, estas figuras logran similares resultados. Es decir, no hay una sola forma de hacer bien las cosas en el agua. Y segundo, y aún más importante, la técnica de un triatleta es completamente distinta de la de un nadador.

Me refiero particularmente a que las condiciones que enfrenta un triatleta en competencia son muy distintas de las que enfrenta un nadador en el ambiente controlado de una piscina. La variedad de escenarios que encuentran los triatletas en términos de oleaje, temperatura, visibilidad, aglomeración, desorientación, etc… hacen que la técnica y el estilo de natación deban ser mucho más adaptables al entorno que la de un nadador. Esta capacidad de adaptarse al entorno debe entrenarse y perfeccionarse. Conozco a muchos buenos nadadores de piscina que no andan tan bien en carreras y ellos son los primeros en preguntarse ¿Por qué? Aquí una pequeña lista con comentarios de las diferencias que me parecen más relevantes:

Respirar para los 2 lados

Son varias las razones por las que se recomienda a los triatletas y a nadadores de aguas abiertas que desarrollen la capacidad y el expertise de respirar para los 2 lados sin que esto represente una incomodidad. Primero, al nadar en un pelotón es bueno mirar quien está a cada lado, marcarlos y no dejar que se te escapen. Por razones obvias se recomienda respirar para el lado contrario de donde vienen las olas por muy chicas que sean. Respirar para el lado que pega el sol puede ser un verdadero martirio y llevarte a la desorientación y confusión. Para ubicar rápido las boyas es útil respirar no solo para el lado que corresponda, sino que también aprender la técnica de respirar mirando para adelante. Los nadadores practican y entrenan mucho la respiración bilateral por razones de equilibrio y estabilidad, pero en competencias optan habitualmente por su lado más cómodo.

Traje de Agua

Prácticamente en todos los triatlones en Chile se usa traje de agua. El traje de agua aumenta tu flotabilidad y cambia completamente tu posición en el agua, elevando especialmente las pies y logrando que nades en una posición más horizontal. El efecto de esto es una ganancia de 4 a 5 segundos cada 100 metros de carrera. Esto es especialmente válido en aquellos nadadores con peor técnica y en aquellos que tienen mala flotabilidad. Es recomendable usar y entrenar con tu traje de agua cada cierto tiempo para no experimentar sensaciones desconocidas en carrera.

Pateo

El triatleta debe cuidar las piernas para el ciclismo y el trote y por lo tanto su pateo en carrera no puede y no debe tener la intensidad ni frecuencia del pateo que realiza habitualmente un nadador. Está demostrado que el pateo sólo contribuye marginalmente a la propulsión. Aunque sea poco para los nadadores es relevante. En cambio para los triatletas el pateo intenso termina teniendo más costos que beneficios. Un pateo suave cumple el objetivo de mantenerte estable en el agua y cuida tu musculatura para lo que viene después. Se recomienda retomar un pateo un poco más intenso los últimos 200 metros de carrera para reactivar la musculatura inferior y poder tener una mejor T1.

Frecuencia de Braceo

Estudios comparativos de competencias de Triatlón y Natación demuestran que en general los triatletas tienden a tener una mayor frecuencia de braceo. La explicación de esto es probablemente como una forma de reaccionar mejor y más rápidamente al oleaje y a los golpes entre competidores en carrera. Por estas 2 razones los triatletas en carrera ”pierden” muchas brazadas y evidentemente si la frecuencia es baja la importancia de la perdida es mucho mayor y el tiempo que me tomará retomar el ritmo será mayor. Es decir, hay que tratar de aumentar la frecuencia.

Adaptación

Es muy distinto nadar en aguas tranquilas que en aguas turbulentas. En el segundo caso debemos sacar los brazos más altos para no golpear el agua e interrumpir el ritmo de braceo. También debemos aprender a respirar sacando la boca más arriba de lo habitual si no queremos tragar mucha agua (… y salada) y debemos estar preparados para no poder tomar aire en cada brazada y no desesperarnos.

Cambios de Ritmo

A diferencia de la natación donde se recomienda mantener el ritmo de carrera parejo de principio a fin, en el triatlón los cambios de ritmo son frecuentes. En los primeros 200 metros hay que salir muy fuerte para alejarse de las patadas y los combos y para posicionarse en el mejor grupo. Durante la carrera hay que estar atento para no descolgarse de quien te antecede y que muchas veces te marca el ritmo. En los triatlones con varios giros y salida del agua se experimenta una fuerte sensación de fatiga en el reingreso al agua para lo cual también hay que estar preparado.

Corrientes

El triatleta debe aprender a leer y sacar partido de las corrientes. Definitivamente cuando hay corrientes (en ríos o en el mar) la línea recta a la boya no es la manera más rápida de llegar. El mejor ejemplo de esto es lo que ocurre en el triatlón de Valdivia. En la ida hasta el puente hay que tomar rápidamente el centro del río y al retornar debemos “orillarnos” para evitar la mayor corriente del medio del río.

Nadar derecho

El triatleta debe aprender a nadar derechito sin tener las líneas negras del fondo de la piscina como referencia. Algunos logran esto naturalmente y sacan la cabeza cada 10 brazadas sólo para estar seguros y hacer pequeñas correcciones. Sin embargo, hay otros que incluso sacando la cabeza cada dos o tres brazadas no logran dar con la línea correcta de carrera y fácilmente pierden el rumbo. Esto requiere mucha práctica y es probablemente uno de los aspectos más importantes que distinguen a un buen nadador de piscina de un buen nadador de aguas abiertas.

Embotellamientos

Finalmente, destacar la capacidad que debemos desarrollar los triatletas para sortear con éxito los embotellamientos que se producen en las largadas y en los giros, sobre todo cuando son en 90 grados o más. Una buena aceleración para ocupar espacios, la capacidad para nadar con la cabeza afuera al estilo de los waterpolistas y abrirse para evitar los conflictos son algunas de las técnicas que difícilmente se aprenden en una piscina.

Uno casi podría concluir que son 2 deportes distintos. Aunque creo que no es para tanto, si recomiendo tomarse muy en serio las recomendaciones anteriores si quieres tener un buen desempeño en carrera. En resumen, diría que un buen desempeño en piscina no te garantiza un buen desempeño en un triatlón.

Por Ricardo Cumplido (Martes 17 de noviembre de 2015)

Volver

Ricardo, estimo que lo que tu entregas en este artículo no tiene que ver con técnica ni con estilo. Más bien son tips que es bueno que los triatletas cuiden en la natación. Es de cuidado pretender decir que para un triatleta no es relevante su técnica en aguas abiertas y centrarse en los tips descritos lo que puede llevar a mal interpretar tu interesante artículo. El tema es que existe escasa cultura de la técnica en la natación para triatlón y más en adultos es más fácil fuerte y derecho. Espero se entienda este aporte. Saludos.

Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 1 user and 18 guests online.

Online users

  • Folo